Saborear la vida

Hace unos 8 años tomé la decisión de cambiar y reinventarme. Había llegado a ser Gerente general de una multinacional y nadie me estaba despidiendo, sin embargo, sentía que debía dar un paso hacia otra dirección. Amigos, conocidos, colegas me decían ¿A esta edad? ¡Ya tenés casi 50 años!

Recordé mi vida desde los 25 a los 50, ¡Cuánto aprendí!, la cantidad de cosas para las cuales no tenía experiencia, los miedos, los anhelos, frustraciones, aciertos, improvisaciones y mucha gente. Y así llegué a los 50.

Mi socio Daniel Bulacio me inspiró mostrándome que tengo otra vida más recorriendo los próximos 25 años.

Es que si lo miro bien tengo una vida más, otro bloque de 25, pero ahora con más conocimientos, más experiencia, más tranquilidad. Ya no busco tener una casa, un auto o cosas. Ahora mi foco tiene que ver con hacer la diferencia, con cuidar los afectos, con honrar mis valores. Y como dice el antropólogo Roberto Pérez, ahora lo puedo hacer con “sabiduría” y sabiduría no se relaciona con saber sino con sabor, con saborear la vida.

Mi nueva vida, la vida que quiero y no la que me toca, tiene que ver con eso, con saborear la vida. Por eso elegí ser coach en esta etapa tan sabrosa.

Juan Carlos Acosta